Durante el embarazo

¿Por qué se empeora con el embarazo?

Las mujeres embarazadas pueden desarrollar o empeorar sus problemas venosos.
La principal razón es el incremento de hormonas sexuales (estrógeno y especialmente progesterona). El cambio hormonal que ocurre durante el embarazo repercute sobre la fuerza y elasticidad de las venas, que tienden a dilatarse.
Además de estos cambios hormonales, hay otros factores que también pueden agravar la insuficiencia venosa durante el embarazo:

  • incremento de la presión en el area pélvica
  • incremento en el volume sanguíneo
  • edad (cuanto mayor sea, mayor es el riesgo)
  • número de embarazos previos (el riesgo de insuficiencia venosa se duplica en el segundo embarazo)

¿Cómo puede proteger sus venas durante el embarazo?

Su médico puede ayudarle a encontrar soluciones para mejorar los síntomas de la insuficiencia venosa como piernas pesadas, dolor, venas varicosas o edema durante el embarazo. No dude en hablar con su médico sobre sus síntomas.

 

Los consejos sobre hábitos de vida saludables son los mismos que descritos anteriormente:

  • eleve las piernas para aliviar la hinchazón
  • intente no permanecer de pie durante largos periodos de tiempo
  • evite Fuentes de calor y el sol en sus piernas

¿Cuándo debe consultar con su especialista?

medecinSu ginecólogo es su contacto durante y después del embarazo. Él/ella puede ayudarle a controlar los síntomas de enfermedad venosa mediante diferentes tipos de tratamientos. Un cirujano vascular se reserva para circunstancias en la que se vean involucrados sistemas venosos profundos, como trombosis o flebitis.

Después del parto, su ginecólogo puede derivarle a su cirujano vascular para un diagnóstico más preciso, mediante una prueba conocida como eco-doppler. Su especialista podrá recomendarle diferentes soluciones para prevenir futuras complicaciones durante futuros embarazos.